Manejo y control de la ira – Hefzi-ba Palomino

MANEJO Y CONTROL DE LA IRA

manejo-y-control-de-la-ira

Hoy es uno de esos días en que estoy aquí sentada para escribir mi devocional y no sé si escribir, sobre mis sentimientos de agradecimientos que me hacen exclamar –  ABBA PADRE, TODA ARRABA –  ABBA –  que significa, gracias papi, papa, papito, con amor, respeto y agradecimiento por las inmensas bendiciones que recibo cada día; por el esmerado cuidado que Dios nos provee a mí y a los seres que amo y porque cada día contemplo su obra en cada uno de nosotros; estoy admirada, conmovida y agradecida y quisiera tener a Jesús frente a mí, hablar con Él, como se habla con un amigo, mirándolo a los ojos, sonriendo y confiada en él, con todo mi corazón y con toda mi alma. O, hablar sobre un tema que considero que es bien importante para todo creyente y que afecta su vida y sus relaciones de manera directa, y es acerca del control de su temperamento y de la ira. Bueno, creo que en este momento ya está decidido: hablaremos de la ira y como controlarla, pues a todos nos interesa. Antes de hablar sobre cómo nos afecta la ira, veamos que es esta?  Según la definición encontrada en Wikipedia, aquí podemos encontrar todo lo humanamente conocido por el hombre como ira:

«Enfado», «enojo» e «indignación» redirigen aquí.

“La ira o rabia es una emoción que se expresa con el resentimiento, furia o irritabilidad. Los efectos físicos de la ira incluyen aumento del ritmo cardíaco, presión sanguínea y niveles de adrenalina y noradrenalina. Algunos ven la ira como parte de la respuesta cerebral de atacar o huir de una amenaza o daño percibidos. La ira se vuelve el sentimiento predominante en el comportamiento, cognitivamente, y fisiológicamente cuando una persona hace la decisión consciente de tomar acción para detener inmediatamente el comportamiento amenazante de otra fuerza externa.La ira puede tener muchas consecuencias físicas y mentales.

Las expresiones externas de la ira se pueden encontrar en la expresión facial, lenguaje corporal, respuestas fisiológicas, y ,en momentos, en actos públicos de agresión. Humanos y animales no-humanos por ejemplo hacen fuertes sonidos, intentan verse físicamente más, mostrar los dientes, y mirarse fijamente. La ira es un patrón de comportamiento diseñado para advertir a agresores para que paren su comportamiento amenazante. Rara vez ocurre un altercado físico sin una previa expresión de ira de por lo menos uno de los participantes. Mientras la mayoría de los que experimentan ira explican su despertar como un resultado de «lo que les ha pasado a ellos,» los psicólogos apuntan que una persona irritable puede fácilmente estar equivocada porque la ira causa una pérdida en la capacidad de auto-monitorearse y en la observación objetiva.

Psicólogos antiguos ven la ira como una emoción primordial, natural, y madura experimentada por todos los humanos en ocasiones, y como algo que tiene valor funcional para sobrevivir. La ira puede movilizar recursos psicológicos para una acción correctiva. La ira incontrolada puede, sin embargo, afectar negativamente personal o socialmente la calidad de vida. Mientras muchos filósofos y escritores han advertido sobre los ataques de ira espontáneos y descontrolados, ha habido desacuerdo sobre el valor intrínseco de la ira. El lidiar con la ira ha sido tratado en los escritos de los más tempranos escritores hasta los tiempos modernos. Los psicólogos modernos, en contraste a los más tempranos, han también señalado los posibles efectos dañinos de la supresión de la ira. Manifestaciones de ira pueden ser usadas como una estrategia de manipulación mental para influir socialmente.[

 Lo que me llama primeramente la atención es la cantidad de información, libros y programas que existen sobre el tema e inclusive  hasta en la televisión se han hecho foros con  expertos y víctimas de este nocivo sentimiento; los gobiernos de todos los países también tienen programas de ayuda, pues en “un momento de ira e intenso dolor” una persona puede cometer crímenes como asesinatos,  y muchas de las tragedias causadas por personas desequilibradas y que cargan con una gran ira en sus vidas, tal vez se hubiesen podido evitar si todo el mundo conociese la verdad acerca de la ira y su tratamiento.

Bíblicamente hablando, a Dios  le interesa tratar con nuestros sentimientos y en especial con nuestra ira, pues este realmente no procede de él, sino del diablo y así nos lo hace saber en múltiples citas Bíblicas que tú puedes consultar para profundizar en el tema.

Realmente la ira es un problema espiritual del hombre caído y por tanto, todos los intentos de curación y erradicación del mal, solo son paliativos para mantener a las víctimas de este mal, en un estado emocional pasivo y controlado, pero que no curan definitivamente y  puede traer como consecuencia una mayor depresión y dependencia de  fármacos, lo cual lejos de ayudar, empeora el problema. Recordemos que el diablo esclaviza y trabaja de afuera hacia dentro, desde el exterior hacia nuestro interior; a través de nuestro cuerpo y sentidos,(externo) para afectar nuestra alma (interior) y controlar todo nuestro ser.

Al ser un problema  de origen espiritual, la solución tiene que ser igualmente espiritual y solo Cristo Jesús, puede librarnos de ella, cuando creemos en nuestro corazón y confesamos con nuestra boca que Jesús es El Señor, nos arrepentimos y le abrimos la puerta de nuestro corazón para invitarlo a entrar y ser señor en nuestra vida; ahí mismo, cuando recibimos al Espíritu Santo y nacemos de nuevo, es cuando comienza nuestra regeneración y la obra maestra que Dios realiza en nuestro ser. El trabajo que Dios realiza es contrario al que realiza el diablo y trabaja desde adentro (la fe, el corazón y el espíritu) desde el interior, hacia el exterior, hasta transformar nuestra alma y nuestra carne, que incluye los sentimientos y pensamientos.

Todo lo que vemos en el mundo, producto de la ira, es obra del diablo y de hombres y mujeres no regeneradas, que por su ira, rompen matrimonios, maltratan y traumatizan a sus hijos, venganzas, revanchas, crímenes, masacres, resentimiento, odio, guerras, todo tiene una misma raíz: la ira y su consecuencia la violencia, agresividad y más ira. Como dice Proverbios 15:1 la blanda respuesta, quita la ira, más la palabra áspera, hace subir el furor.

La ira es algo que nace y está presente aun en los niños más pequeños y sino prestamos atención a los problemas cuando están pequeños, mucho menos vamos a poder controlarlos cuando son grandes; la ira tiene sus fases, al igual que los humanos, en su periodo de niñez, de pre y adolescente y finalmente, de juventud y madurez.

No permitamos que la ira nos arrebate a nuestros seres queridos y menos que nos aleje del amor y perdón de Dios, ni justifiquemos nuestros actos por la misma ira, pues si aún crees que la ira te domina, no es porque alguien te provoque, sino porque la ira vive en ti, se alimenta de ti y te debilita.

Antes de hacer o decir algo motivado o motivada por la ira, relájate, respira profundamente y visualiza a Jesús, que está ahí para ayudarte, observa tu respiración, concéntrate en el amor y la sabiduría de Dios y llénate de pensamientos positivos, perdona y sobre todo aíslate, sepárate, serénate y retírate de la situación que no puedes controlar y ora. Veras como el Espíritu Santo, pronto viene en tu ayuda y te fortalece, para que vayas recuperando el control sobre la ira; llenándote de poder y de amor, para que crezcas en el conocimiento de Dios.

Y que Dios nos ampare en el día de su ira, grande y temible.  Colosenses 3:8-11 (Nueva Versión Internacional)  dice: “Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno. Dejen de mentirse unos a otros, ahora que se han quitado el ropaje de la vieja naturaleza con sus vicios, y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de su Creador.  En esta nueva naturaleza no hay griego ni judío, circunciso ni incircunciso, culto ni inculto, esclavo ni libre, sino que Cristo es todo y está en todos.”

Autora: Hefzi-ba Palomino

Escrito para www.devocionaldiario.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share

Comparte:


Ahora puedes comentar con tu cuenta de Facebook: