Más que palabras – Maite Leija

Más que palabras

Mas-que-palabras

Más que palabras valen los hechos, más que palabras son nuestras actitudes, las que nos llevan a agradar a Dios o a hacer lo contrario. Pueden de tu boca salir las palabras más hermosas que alguien pude decir, pero lo que haces es lo que verdaderamente determina lo que eres, no he conocido a alguien que diga que no ama a Dios, pero todos a pesar de «decir amarlo» hacemos cosas que demuestran lo contrario.

Es muy fácil hablar y decir que es lo que sentimos y queremos, pero actuar conforme a nuestras palabras a veces resulta dificil, hay ocasiones en las que debemos detenernos a pensar si realmente estamos amando a Dios, si verdaderamente hacemos lo que decimos y si le estamos demostrando ese amor que profesamos.

Cuando pensamos en el amor de Dios, lo hacemos recordando una de las miles de cosas que ha hecho por nosotros, es decir, el amor de Dios no solo es pensar en lo mucho que nos lo dice en la Biblia, sino en los HECHOS, que hablan más que todos los libros que podamos leer.

El amor de Dios hacia nosotros es palpable, no son solo lindas palabras y promesas escritas, Jesús no vino al mundo solo para hablar del gran amor que tenía y sigue teniendo por la humanidad, Jesús vino y demostró su amor,  más que con palabras, con la demostración de amor que nadie más hizo ni hará.

Nuestro amor por Dios debe ser el mismo que decimos, el amor se demuestra con hechos, no solo con palabras, el amor es una acción, cuando amas a alguien no le muestras tu amor solamente diciendo lo que sientes, sino que buscas la manera de hacérselo sentir, Dios no busca un poeta o escritor que le diga cuanto lo ama con hermosos escritos y rimas, Él se interesa en corazones dispuestos a honrarlo con acciones.

Los verdaderos encuentros con Dios no se obtienen mediante palabrerías, sino que son el resultado de una búsqueda real, de un corazón sensible que busca su presencia y de un profundo anhelo por demostrarle cuanto lo amas.

Los actos hablan más que las palabras, una de las cosas que a Jesús le desagradaba de los escribas y fariseos era que aunque eran hombres muy sabios y conocían las leyes y la Biblia no mostraban con sus actos toda su sabiduría, les era inútil saber tanto, porque enfocados en sus palabras y conocimiento olvidaron demostrarlo.

Es importante lo que hablas, pero es más importante aun lo que haces, nuestros hechos demuestran si es verdad lo que decimos, el mejor testimonio que puedes dar es tu diario vivir, lo que prueba tu amor por Dios no es lo que dices de Él, sino lo que haces por Él.

¿Alguna vez te has preguntado si realmente Dios se siente amado con lo que haces? Creo que siempre es buen momento para detenerte a pensar en que hay que hacer más de lo que decimos, ama a Dios con tus hechos, más que con tus palabras.

Ama a Dios con hechos, amalo con tu comportamiento, amalo creyendo en Él, amalo amando a otros, amalo confiando y creyendo en sus promesas, amalo en la victoria y en el momento de prueba, amalo con tu vida, eso vale más que las palabras.

“Amarás al Seños tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.”

Mateo 22:37

Autora: Maite Leija

Escrito para: www.devocionaldiario.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share

Comparte:


Ahora puedes comentar con tu cuenta de Facebook: