En Busca de la Felicidad – Juan Carlos Vidal

En Busca de la Felicidad

¿Cuál es nuestra situación? ¿Cuáles es TÚ situación? ¿En dónde estás en este momento? ¿Cómo estás en este momento? ¿En qué piensas? ¿Qué imaginas? ¿Qué sueñas?…. pero la verdadera pregunta es… ¿Estás en busca de la felicidad?

Hace algunos días mientras caminaba por las calles de mi ciudad, y en medio de un gran invierno; pensaba y me decía a mí mismo “mientras unos ríen, otros lloran”, y me decía esto porque las fuertes lluvias estaban azotando las casas más débiles y dejando sin hogar quizás a muchas personas que muy probablemente en este lindo año no iban a pasar con sus seres queridos o iban a pasar unos angustiosos días pidiéndole a Dios que sus casas no cedieran frente a la torrencial lluvia; aún al pensarlo hoy, mi ser se llena de tristeza y no puedo evitar sentir un nudo en la garganta pensando en la situación de aquellas personas.

Ese mismo día caminando por esas mismas calles, me encuentro de frente a una persona de la calle que, buscando en una caneca de basura vieja y sucia, con desespero, solo esperaba encontrar un poco de comida para “saciar” su inimaginable hambre. Viendo ese episodio me decía “Y uno dejando comida o rechazándola o escogiéndola” ¡Ay Dios! Y pensaba en que algunas veces somos muy desagradecidos con nuestro techo, nuestra comida y nuestro calzado.

En este vida hermosa llena de indiscutibles altibajos, de tristezas y sonrisas, de dolor y euforias, hay muchas cosas que buscar; el amor, la sensibilidad, la felicidad, y sobre todo, la vida.

Pero es en esta vida en la que tenemos que luchar por conseguir todo lo que hemos soñado tener, no cayendo en vanidades, no siendo envidiosos, ni mucho menos menospreciando.

Quisiera poder sentir cual es la situación de cada persona que lee esto, y poder colocar todos los casos posibles, pero eso se lo dejo al más grande, Jesucristo.

Si estás en tu casa en estos momentos, o en tu trabajo; si estás caminando, o en un centro comercial; en donde sea que estés, y estás tratando de solucionar todo a la vez, o pensando que harás con tantas deudas, queriendo encontrar quien te preste dinero para poder encontrar algún respiro; si estás angustiad@ por no encontrar la forma de darle a tus hijos regalos, si estás mirando al cielo y pidiéndole a Dios ayuda, si estás llorando por alguna situación que no puedes controlar o de la que no encuentras la salida, si estás en cualquier otro lugar tratando de no pensar, pero se te hace imposible; si estás creyendo que este será un año, antes de ser feliz, triste; si estás en busca de la felicidad… detente por un momento estés donde estés, ¡RESPIRA!… Piensa esto…

Todos tenemos situaciones diferentes, todos pasamos por diferentes lugares, y lloramos con lágrimas diferentes, todos sufrimos, y a pesar de ser un año, un mes, una semana o quizás un día difícil, hasta aquí hemos sido sostenidos; todos peleamos, todos hemos sido heridos, todos hemos caminado y hemos llegado hasta este momento… ¿Por qué? Sencillo…

Dios, en busca de nuestra felicidad, nos ha ayudado a seguir aun cuando hemos pensado que nada puede solucionarse, ¿cierto o no?, Dios ha tenido tanto cuidado de nosotros aún sin merecerlo ¿cierto o no?, Dios enjugo nuestras lágrimas cuando todos nos decepcionaron, ¿cierto o no?, Dios nos ha dado la victoria a través de tantas luchas y dificultades, ¿cierto o no?, Dios busca nuestra felicidad en todo momento; y aún hoy, aunque aún haya tristeza, aunque nos parezca muchas veces tan difícil siquiera respirar y aunque en algunos momentos debido a tantas cosas que están circundando nuestra mente sea difícil pensarlo, debemos pensar esto: si tenemos a Dios de nuestro lado, nada nos faltará, ¿cierto o no?

En la maravillosa película En Busca de la Felicidad, con Will Smith y su hijo, la cual me sacó lágrimas y me hizo reflexionar; nos muestran que pueden suceder muchas cosas para poder llegar hasta donde queremos llegar, para poder lograr lo que soñamos y anhelamos tener. Nos muestran que hay que soportar muchos dolores, tristezas, y hasta “soledad”; que nada será fácil, pero que lo podremos lograr si seguimos persistentes hasta el final. Aquellas situaciones tiernas y conmovedoras de esta linda película, historia de la vida real; no son ficción ni mucho menos algo que no veamos a diario y que nosotros no hayamos sentido. Todos en algún momento hemos estado en busca de la felicidad, y quizá aún en este momento estemos en busca de la felicidad. En esta película vemos muchas situaciones muy conmovedoras, pero el final es indescriptible; después de tanta lucha, tanta tristeza, decepción, desolación y luchando fervientemente, Cris (Will Smith), logra ser corredor de bolsa y logra un gran empleo para él y para su hijo. Un final que aún hace correr lágrimas de la emoción.

Nuestra búsqueda de la mayor felicidad se terminó desde que Dios nos escogió para ser sus verdaderos hijos, sus siervos y vivir con él para siempre. Yo creo que jamás existirá una felicidad mayor que el poder llegar un día delante del gran Dios todopoderoso y majestuoso y poder estar toda la eternidad a su lado.

Es cierto que aún mientras estemos en esta tierra buscaremos la felicidad en muchos otros aspectos,  como el amor, la salud, el bienestar, los sueños, los anhelos y algunas cosas más; pero que siempre tengamos presente que la mayor felicidad que un ser humano pueda vivir ya la hemos conseguido, o mejor, nos fue regalada, y es ser Hijos de Dios.

Así que aún si hoy te sientes triste estés donde estés, piensa que el creador de todo lo que ves y sientes, de todo este maravilloso universo, es tu Padre, y créeme, como tu Padre, no te dejará sol@. “Señor Regálame el poder para declarar esto, en el Nombre de Jesús.” Si hoy dices que necesitas un milagro… En el Nombre Todopoderoso de Jesús de Nazareth, declaro que ese milagro que tanto necesitas, es tuyo, por el Dios a quien sirvo, así sea.

Sonríe y comienza a declarar desde ahora… “Esta parte de mi vida, esta parte pequeñita, se llama… Felicidad”, solo asegúrate que esa Felicidad dure para siempre.

«Tú me hiciste pasar por muchos aprietos y problemas, pero volverás a darme vida: ¡de lo profundo de la tumba volverás a levantarme!»

Salmos 71:20 (Traducción en lenguaje actual)

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.”

Juan 16:33 (Reina-Valera 1960) 

Autor: Juan Carlos Vidal

Escrito para www.devocionaldiario.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share

Comparte:


Ahora puedes comentar con tu cuenta de Facebook: