Perdóname, Dios mío – Enrique Monterroza

Perdóname, Dios mío

Todos le hemos fallado a Dios en algún momento de nuestra vida,

esos momentos en donde por alguna razón somos débiles ante la tentación y terminamos accediendo a ella.

No me vas a negar que si realmente amas a Dios cuando acabas de fallarle te sientes muy mal, en ocasiones sentimos hasta vergüenza de pedirle perdón por eso que sabemos que no fue de su agrado porque consideramos que a lo mejor está aburrido o cansado de nuestros fallos, sin embargo, Dios no es así, su voluntad hacia nuestra vida es que cada día podamos tener la determinación y la voluntad de ser mejores para Él y para ello no hay mejor forma que hacerlo que reconociendo nuestras debilidades delante de Él y permitiéndole que nos ayude.

El Salmos 51 fue escrito por David después de que el profeta Natán lo hubiera reprendido por haber cometido adulterio con Betsabé.

David reconoció su error y con las palabras más sinceras comenzó a hablar con Dios diciendo:

SALMO 51

Nueva Traducción Viviente (NTV)

1 Ten misericordia de mí, oh Dios,

debido a tu amor inagotable;

a causa de tu gran compasión,

borra la mancha de mis pecados.

2 Lávame de la culpa hasta que quede limpio

y purifícame de mis pecados.

3 Pues reconozco mis rebeliones;

día y noche me persiguen.

4 Contra ti y solo contra ti he pecado;

he hecho lo que es malo ante tus ojos.

Quedará demostrado que tienes razón en lo que dices

y que tu juicio contra mí es justo.

5 Pues soy pecador de nacimiento,

así es, desde el momento en que me concibió mi madre.

6 Pero tú deseas honradez desde el vientre

y aun allí me enseñas sabiduría.

7 Purifícame de mis pecados, y quedaré limpio;

lávame, y quedaré más blanco que la nieve.

8 Devuélveme la alegría;

deja que me goce

ahora que me has quebrantado.

9 No sigas mirando mis pecados;

quita la mancha de mi culpa.

10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio

y renueva un espíritu fiel dentro de mí.

11 No me expulses de tu presencia

y no me quites tu Espíritu Santo.

12 Restaura en mí la alegría de tu salvación

y haz que esté dispuesto a obedecerte.

13 Entonces enseñaré a los rebeldes tus caminos,

y ellos se volverán a ti.

14 Perdóname por derramar sangre, oh Dios que salva;

entonces con alegría cantaré de tu perdón.

15 Desata mis labios, oh Señor,

para que mi boca pueda alabarte.

16 Tú no deseas sacrificios; de lo contrario, te ofrecería uno.

Tampoco quieres una ofrenda quemada.

17 El sacrificio que sí deseas es un espíritu quebrantado;

tú no rechazarás un corazón arrepentido y quebrantado, oh Dios.

No sé cuál haya sido tu pecado, por muy grande que lo consideres debes entender que Dios te quiere perdonar, pero para ello es necesario confesarlo con tu boca y arrepentirte de corazón para comenzar a vivir como Dios quiere que vivas.

Cuando somos sinceros con Dios, Él renueva nuestras fuerzas y nos da valor para decir NO a aquellas cosas que no le agradan.

Hoy te invito que al igual que David allí donde estás puedas hablar con Dios con las palabras más sinceras y sencillas que salgan de tu corazón hacia tu boca.

¡Hoy Dios te quiere perdonar!

______________________

Escrito por Enrique Monterroza

«Perdóname Dios mío»

Te presentamos una oración en video que esperamos que sea de bendición para tu vida. Estas oraciones forman parte de nuestro nuevo canal en Youtube titulado: «Oraciones con Enrique Monterroza» y al cual te puedes suscribir desde el siguiente link: https://goo.gl/udfwmP

Si quieres recibir mensajes, reflexiones, devocionales, videos o imagenes cristianas puedes agregarnos a WhatsApp con el siguiente número: 00 503 72358688, escríbenos mencionando que estás interesado en recibir dicho material y nosotros te agregaremos a nuestro registro. (Nota: El anterior número solo se utiliza para envío de material, no para consejerías)

– DA CLICK AQUÍ PARA SUSCRIBIRTE –

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share

Comparte:


Ahora puedes comentar con tu cuenta de Facebook: