Devocional Infantil

Enrique Monterroza

Jovenes

Matrimonios

Noviazgo Cristiano

Inicio » Alberto D`Arrigo

Jesús está en la Barca – Alberto D`Arrigo

Publicado por el dia Lunes, 4 mayo 2009Imprima este Devocional Un Comentario

JESÚS ESTÁ EN LA BARCA

por Alberto D`Arrigo

jesus-en-la-barcaLos discípulos no sabían lo que les esperaba al otro lado del Mar de Galilea. No pensaban que teniendo al Maestro en la barca les acontecería una terrible tempestad. Entonces: “Aquel día, cuando llegó la noche, (Jesús) les dijo: Pasemos al otro lado”… pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba”. (Marcos 4:35-41)

Esto es lo mismo que sucede con el cristiano de hoy. Jesús nos dice: “Pasemos al otro lado”, es momento de que nuestra fe experimente una nueva dimensión, es hora de conocer a Dios en otra faceta. Y es cuando el tiempo de refrigerio se termina, la bendición que produce sosiego se transforma en una gran tempestad que comienza a azotar nuestra calma.

La barca parece ahogarse, nuestras fuerzas ya no dan para más y de pronto nos damos cuenta que Jesús estaba durmiendo en la popa de la nave, recostado sobre un cabezal. Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos?

Sin embargo, el cristiano no se da cuenta que las demás barcas sufren lo mismo, pero no tienen a Jesús de su lado. Así, podemos ver a mucha gente sin esperanza en sus tribulaciones, sin Dios en sus vidas, desesperados. Pero nosotros, tenemos a Cristo en nuestro bote y aunque parezca que duerme, él conoce perfectamente nuestro temor y tiene todo bajo su control.

Por eso, no he de desmayar, porque tengo al Capitán de mi vida controlando los vientos y lo mejor es que nunca me ha de abandonar, pues dijo: “Pasemos al otro lado”, no dijo “pasa tu sólo”.

Qué bueno es saber que no hay razón para amedrentarse, que después de un diluvio tormentoso vendrá el arco iris glorioso del Señor. Si somos atribulados, debemos sentirnos honrados pues Dios nos está formando un carácter y éste sólo se obtiene por medio del fuego de la prueba. Ninguno debe pensar que Dios no impedirá que seamos zarandeados, le sucedió igual a Pedro y el pescador salió fortalecido y vuelto, confirmó a sus hermanos.

Las pruebas también sirven para abrir los canales de la gracia divina y continuar en absoluta dependencia al Señor, aguardando expectantes el desenlace de las cosas, sabiendo que todo ayudará para bien.

Por tanto, ¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Esperaré en Dios, porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share

Ahora puedes comentar con tu cuenta de Facebook:



Recursos Cristianos GRATIS

Un comentario »

  • Fernando dijo:

    Bendiciones Gracias por esta palabra necesito la calma en mi barca Gracias mis Hermanos Dios les bendiga y le guarde

Puedes participar de este tema dejando tu comentario:

Agrega tu comentario o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes hacerlo subscribe to these comments via RSS.

Se amable y cuerdo con tu comentario. Trata de no desviarte del tema. Por favor no hagas Spam.

Puede utilizar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este es un avatar al azar. Si quieres tener tu propio avatar personalizado, lo puedes registrar desde Gravatar.